8 jul. 2012

#Espectáculos: Andrés Iniesta y Anna Ortiz celebran su boda en el castillo de Tamarit

Todo a punto en el castillo de Tamarit para la boda del año este domingo donde asistirán 700 invitados entre familia y amigos, aunque se especulaba con que Cristiano Ronaldo y Andrés Iniesta coincidirían en el día de sus bodas, el luso lo hará el 12, en Portugal, con Irina Sheyk.


En el castillo de Tamarit todo está preparado para la boda del año. El enlace de Andrés Iniesta y Anna Ortiz tiene todos los ingredientes para que sea un éxito: el protagonista no es sólo el héroe del Mundial y uno de los jugadores más admirados y aplaudidos. Lo es también como persona y eso explica esa larga lista de amigos que mañana se desplazarán, primero al castillo y luego al restaurante Mas d'en Ros, donde se celebrará la boda por todo lo alto. 
Desde sus compañeros de equipo, como Puyol, Xavi, Messi o Villa a ex compañeros como Rafa Márquez (que está previsto que asista con Jaydy Michell), Irá Piqué y se mantiene la gran incógnita de Shakira, con la que hace días que no se le ve en público. Iniesta no ha querido dejarse a nadie. También estarán Guardiola, Rijkaard, Tito Vilanova, Louis van Gaal, José Antonio Camacho, Vicente del Bosque o Luis Aragonés. 

Entre los representantes del club figuran el actual presidente Sandro Rosell y directivos como Josep Maria Bartomeu. También están invitados Joan Laporta y Joan Gaspart, y, como no, se espera a una nutrida representación de familiares y amigos de Fuentealbilla, además de otros amigos como los Estopa o Iker Casillas, que asistirá con su novia, la periodista Sara Carbonero. La lista alcanza los 700 invitados y pocos han rechazado la invitación de la pareja, algo de lo que no puede presumir mucha gente.

La cita es a las seis de la tarde en el castillo de Tamarit, ubicado a unos diez minutos deTarragona en un entorno privilegiado en una pineda frente al mar. Un lugar idílico para celebrar una boda en la Costa Daurada. El recinto, que está rodeado por una muralla de piedra, cuenta con una capilla, varios jardines, una piscina sobre el mar, y acceso directo a una pequeña playa. Aunque la capacidad recomendada para celebrar bodas es de 350 personas, al parecer Iniesta ha animado a todos los invitados, prácticamente 700, a asistir a la ceremonia civil, que oficiará el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros. Para ello, se tendrán que habilitar espacios que normalmente no se destinan a las ceremonias. Pero esta no una boda cualquiera.

Aunque han trascendido pocos detalles del enlace se sabe que la nutrida representación de Fuentealbilla ha reservado varias habitaciones en dos hoteles de Tarragona. Por su parte, la policía local ha preparado un dispositivo especial en los accesos del castillo, puesto que para llegar hay que recorrer una pequeña carretera que también da acceso a varios campings. A partir de las tres de la tarde habrá un dispositivo de seguridad y luego se restringirá el tráfico tanto a coches como a pie. Al parecer, está previsto que algunos invitados se desplacen juntos y en autobús hasta el castillo. 

Tras la ceremonia civil, que está previsto que dure una media hora, el matrimonio ofrecerá un cóctel a los invitados y luego todos se trasladarán al restaurante Mas d'en Ros, un establecimiento especializado en banquetes de boda ubicado entre Reus y Riudoms, a una media hora en coche del castillo. Es allí donde se celebrará la fiesta por todo lo alto.

Hace unos días Iniesta confesó estar más nervioso por la boda que por un partido, "se me da mejor jugar al fútbol", bromeó. La pareja, que lleva cuatro años saliendo, ha preparado este día con tanta discreción como cariño y Anna ha supervisado todos los detalles. Todo para que sea un día especial para ellos, para su hija Valeria, de un año, para sus familias y los amigos, que no son pocos. La principal preocupación a estas alturas es el tiempo. La previsión en la Costa Daurada indicaba nubes para hoy una mejora de cara al domingo con subida de temperaturas, lo que sería una verdadera suerte teniendo en cuenta que está previsto que la ceremonia en el castillo de Tamarit discurra al aire libre, en el jardín desde donde las vistas al mar son espectaculares.