10 jul. 2012

#Espectáculos: Ángel Sánchez celebra sus 25 años en la moda con una nueva línea de ropa

El modista habló con pasión sobre las últimas dos décadas que han cambiado su vida, en las que dejó su ciudad natal de Valera en Venezuela, donde se había dado a conocer como diseñador


Ángel Sánchez, uno de los diseñadores latinoamericanos más cotizados en la industria de la moda en EE UU, celebra sus veinticinco años en las pasarelas con nuevos proyectos como la creación de su propio perfume y con el lanzamiento de una línea de ropa más económica para la mujer.

"Estos 25 años son el inicio de otra etapa en mi vida profesional. Miré el pasado, vi que hay muchas cosas allí que me definen, pero estoy dispuesto a empezar otros 25 años" con otra mirada, dijo el venezolano durante una entrevista con Efe en su estudio de Nueva York.

Sánchez habló con pasión sobre las últimas dos décadas que han cambiado su vida, en las que dejó su ciudad natal de Valera en Venezuela, donde se había dado a conocer como diseñador, de su evolución -palabra con la que define su paso por la moda- y reflexiona sobre su futuro.

"La moda me ha brindado un mundo de posibilidades que nunca imaginé. Ese viaje inaudito desde que salí de mi pueblo, Valera, a hoy en día, en Nueva York, ha sido un recorrido muy extraño porque en principio no imaginé la dimensión del camino que estaba tomando y es muy lindo", afirmó Sánchez, afincado en Nueva York desde 1987, cuando abrió su empresa.

"Esta carrera me ha hecho crecer como profesional, pero también como ser humano. Hoy en día soy diferente como persona", señaló el diseñador, que ha vestido de novia a actrices como Sandra Bullock, Roselyn Sánchez o Eva Longoria.

Sánchez, que lanzó su primera colección de vestidos de novia en 1999, año en que además ingresó al Consejo de Diseñadores de Estados Unidos (CFDA, por sus siglas en inglés), destaca que en esos veinticinco años, la mitad de ellos en Venezuela, ha experimentado con todos los estilos que le gustaban: barroco, minimalista, súper moderno, urbano y romántico.

"Cuando miro mi trabajo, veo mucha más disciplina, más definición. En mis inicios quería explorar todo. Hoy me doy cuenta de que mi estilo se ha definido por ese periodo de ensayo, de experimentar con lo que me gustaba. He hecho un recorrido por todos los ámbitos de la moda y me encanta", destacó.

El venezolano, que después de siete años alejado de las pasarelas de su país, retornó este año para celebrar con los suyos sus exitosas dos décadas en la moda, entre ellos su madre, también modista, aseguró a Efe que el apoyo que siempre ha tenido en Venezuela y de sus fieles clientes latinos han sido importantes en su carrera.

Sánchez, que dejó de lado la arquitectura por seguir su pasión por el diseño, -una influencia que se ha dejado ver en su moda-, afirma con satisfacción que todo lo que es se lo debe a la moda y asegura que es tiempo de pasar la página y enfrentar nuevos retos.

"Creo que en el destino estaba escrito que sería diseñador y he disfrutado ese destino. Lo bonito es que todavía estoy enamorado de mi moda, mantengo esa conexión con lo que hago", indicó.

Ahora quiere mirar al futuro de una manera diferente y que busca vestir a la mujer que trabaja, a la que ve todos los días en la calle "y que no necesita de un vestido de cóctel o de gala".

"No sólo quiero vestir a la mujer para una gala, quiero democratizar mi trabajo. Ese es mi norte, identificarme no sólo como diseñador de vestidos de noche; abrir mi tienda en Nueva York, explorar mi punto de vista de ropa para hombres, lanzar un perfume, publicar un libro", señaló el modisto, a quien le gustaría vestir a divas como Jennifer López o Cate Blanchett.

Además, en sus planes más cercanos está regresar a uno de los escenarios mundiales más famosos de la moda, como es la pasarela oficial de la Semana de la Moda en Nueva York, que se celebra en septiembre y en la que expondrá sus creaciones "couture" para la próxima temporada de otoño-invierno.

El venezolano, que cuenta entre sus clientes con Meryl Streep, Salma Hayek y América Ferrara, o las cantantes Thalía y Beyoncé, trabaja ya en esa colección del próximo otoño-invierno, que marca su regreso a la pasarela internacional.

"He disfrutado, aprendido mucho, pero ya me quiero mover en otra dirección, y también hacer un libro, no por ego, sino para que los jóvenes entiendan que hay que experimentar con todas las ideas, que nadie es perfecto, que uno aprende en el camino, evolucionando, experimentando y equivocándose y eso es importante"

Fuente El Nacional